Estamos muy crédulos

1437419738737-Preguntones.jpg

Pasadas las 9 de la noche del miércoles/7 de julio, es las distintas bombas de bencina se comenzaron a formar largas colas de autos con conductores desesperados por cargar sus estanques, ante el miedo de quedar sin el preciado elemento, y todo fue por un simple rumor que corrió como reguero de pólvora por las redes sociales, afirmando que un paro de camioneros traería un desabastecimiento de combustible.

Un mensaje como el siguiente fue el culpable de la alarma: "Para que tengan en consideración… me acaba de avisar un amigo que es el supervisor de plantas Copec a nivel nacional y me dice que desde mañana en la noche viene un paro de combustible a nivel nacional a todas las plantas de combustible no es solamente Copec"

La noticia se desmintió rápidamente, pero los automovilistas seguían en pánico, incluso, algunos en actitudes bastante alharacas, afirmaban que estábamos igual que en la época de la antigua Unidad Popular, allá por los años 1970 del siglo pasado.

Un comentario al margen y por simple sentido común, es bastante improbable, ya que no están las condiciones para ello, que un hecho de esta magnitud ocurra hoy.

Ahora la pregunta que nos podemos hacer es, ¿Por qué somos tan crédulos y vulnerables a este tipo de rumores, en este caso alarmistas?

Primero, podemos afirmar que los rumores nos han acompañado siempre, y están presentes en todas las culturas. Lo que ocurre hoy es que gracias a Internet y las redes sociales, estos se difunden muy rápido y con una mayor cobertura social, es decir, gracias a la red es posible difundir rumores en un instante y llegar a miles de personas.

Ahora ¿por qué creemos un rumor? La base de todo es la ignorancia ante un determinado evento, por lo tanto, tenderemos a creer un rumor que nos llega desde una fuente informal y que nos merece confianza, este se verá reforzado si vemos que son más las personas que aceptan lo mismo, y si agregamos nuestros propios prejuicios, por ejemplo; si hablan mal de un político del cual no tengo la mejor opinión, voy a ser susceptible a creer cualquier rumor que hable mal de él, dándose también el caso contrario, es decir, si me llega un rumor sobre alguien en quien confío y tengo buena opinión, voy a tender a dudar.

Todos tenemos ideas preconcebidas y si un rumor las refuerza, las aceptaremos sin mayor cuestionamiento. Es decir, interpretamos la información que nos llega de acuerdo a nuestras emociones, prejuicios, preferencias y también, si responden a nuestros deseos y esperanzas.

Existe un motivo adicional y quizás podrías ser la base y es una falla en la educación, se enseña por autoridad y eso fomenta un bajísimo pensamiento crítico, por lo tanto somos victima fácil de rumores. Este hecho es bien aprovechado por los medios de comunicación, principalmente por los programas de farándula y matinales, donde dan bastante pantalla a diverso difusores de las pseudociencia, existiendo diversos antecedentes que lo demuestran, por ejemplo; lo fácil que proliferan las medicinas alternativas, la gran credibilidad que les dan a los adivinadores, quienes gozan de bastantes privilegios y tienen sus propias secciones. La existencia de programas tipo “Mentiras Verdaderas” con personajes como los Urquiza, los Salfate, los Engels, los Cristian Contreras, que difunden conspiraciones, terremotos, extraterrestres, chupacabras, la falsa y peligrosa idea que las vacunas causan autismo, etc, etc.

Otros que aprovechan bien nuestra credulidad, son los comerciales que ofrecen productos para lograr rápidamente figuras perfectas y que nos harán bajar de peso en menos de lo que canta un gallo y todo con un “llame ahora, llame ya”.

Que demuestra todo esto; que hoy tenemos una sociedad poco culta, preocupada principalmente del consumo material, que valora poco y nada la cultura y el intelecto. Lamentablemente vivimos dominados por un modelo consumista que nos ha llevado a valorar solo lo superficial.

Existe una solución y es que la mejor forma de combatir los rumores y difusión de falsas ideas, es enseñando a ser críticos, educar para ser escépticos, incluso del artículo que terminan de leer.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar