Lucro v/s Salud o Pastores v/s Ovejas

Ovejas.JPG

Leí en el sitio Ciperchile sobre el debate que hay al interior del gobierno y que busca dar forma al reglamento que normará el nuevo etiquetado de alimentos. Dicha controversia enfrenta a los representantes de la Salud con los del área económica, estos últimos recogen gran parte de las exigencias que ha hecho la industria, reflejando el constante lobby del empresariado ante cualquier reglamentación que afecte sus intereses.

El tema del etiquetado es urgente y busca dar un giro radical en el contenido de los nutrientes críticos de los alimentos que consume nuestra población. Que el comprador identifique claramente los alimentos con exceso de energía, sodio, azúcares y grasas saturadas. La razón para estas medidas es que nuestro país muestra índices alarmantes de obesidad y de sus enfermedades asociadas como son la diabetes e hipertensión, comenzando a edades cada vez más tempranas. Según cifras del ministerio, una de cada diez muertes en Chile se atribuye a la obesidad. Hoy la desnutrición infantil no supera el 0,5 por ciento, pero cada hora muere una persona obesa y más del 60% de la población sufre malnutrición por exceso.

Estas discrepancias muestran la diferencia de objetivos de uno y de otro bando, tenemos un empresariado que busca lucrar sin importa el costo, frente a un gobierno que busca prevenir el daño que indudablemente causan los alimentos fabricados.

Esta lucha entre la elaboración de un bien que entrega ganancia rápida y con un bajo costo material, contra el costo humano y/o medio ambiental que dicho bien produce. Costos que invariablemente no paga el empresario siempre lo termina pagando el estado, es decir todos nosotros. Donde el empresario simplemente se lava las manos, diciendo; hay libre mercado y la gente es libre de comprar, pero no dice que utiliza la desinformación a través de publicidad engañosa para blanquear sus productos y en casos que sea necesario pagando “investigaciones” que afirman que sus productos no causan daño.

Esto no pasa solo en Chile, y esto de ocultar el daño tampoco es nuevo, lo tuvimos ayer con el Plomo, el cigarrillo, los pesticidas y hoy con el Bisfenol A (BPA) presente en los plásticos. En todos estos casos tenemos la misma disputa, el lucro v/s  salud, la ganancia y riqueza de unos pocos v/s el bienestar de la mayoría.

Para mí este tema presenta una interrogante, y no me explico como el afán de ganar sea tanto, que no te importe que estés asesinando personas. Quizás, resulta que a quien se afecta no guarda ninguna cercanía, ni familiar, ni de amistad ni de ningún otro tipo, más aun los compradores y/o clientes son simplemente puntos en un grafico, visto así resulta hasta natural que no importen.

Intentando dar una explicación, pienso que somos así, simplemente por actuar y pensar aun como lo hicimos más del 90% de nuestra historia evolutiva, básicamente como animales de tribu, es decir, como especie funcionamos bien en grupos pequeños, donde todos nos conocemos y tenemos alguna relación, aquí si somos solidarios y cooperadores, ya que vemos a los otros como iguales, como personas. Pero en el transcurso de estos últimos 10.000 años, luego del invento de la ciudad, comenzamos a interactuar e influenciar sobre gente que no conocemos y que nunca vemos. Aquí aparecen las fallas de adaptación, dejamos de ser solidarios y ya no vemos a los otros como personas, y se transforman en objetos de los cuales puedo sacar algún beneficio.

Podemos hacer una analogía, la elite empresarial vendrían a ser los pastores y nosotros las ovejas a las que hay que trasquilar. En este contexto, resulta natural que al pastor le importe más la lana (trabajo y dinero) que el bienestar de la oveja y dado que hay tantas, da lo mismo que algunas cuantas se mueran o enfermen.

http://ciperchile.cl/2014/11/20/la-guerra-entre-salud-y-el-area-economica-del-gabinete-por-el-etiquetado-de-los-alimentos/


|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar