¿Qué pasó con el mundo Árabe?

ARABES.jpg

¿Qué pasó con ese Medio Oriente, que mientras Europa estaba sumida en el oscurantismo, ella preservaba el saber intelectual y científico? ¿Qué pasó con esa cultura que nos entregó el sistema numérico y que dio sentido al “cero”?

Una cultura que nos aporto conocimientos en medicina, farmacología, botánica, óptica y astronomía. Nos entregó los principios básicos en matemáticas, geometría y algebra. Ese pueblo que nos dio hermosos relatos que leímos de niño, como “Las mil y una noches” y “Ali Baba y los 40 ladrones” a personajes como “Sheherazade”, “Simbad” y “Aladino”.

No hay rama del conocimiento y del arte donde no encontremos su legado, incluso en nuestro vocabulario hay palabras como; algoritmo, álgebra, alcalde, azúcar, arroz, algodón, alacena, alacrán, café, dado, fideo, guata, guitarra, jaqueca, jarabe, limón, macabro, místico, naranja, quiosco, tambor, zanahoria y muchas más, que tienen origen árabe.

¿Qué pasó con esa cultura, que en vez de avanzar, retrocedió y se encuentra hoy ella sumida en el oscurantismo?

Ese pueblo que era considerado culto hoy lo tenemos ignorante y sometido a grupos que utilizando una versión extremista de su religión, la misma que antes los hacía amar y buscar el saber, hoy la usan de herramienta para infundir terror en unos y lavar el cerebro a otros, convenciéndolos de suicidarse bajo la firme creencia de tener como premio, placeres sexuales con mujeres vírgenes en una hipotética vida después de la muerte.

Esa misma cultura y religión que ayer exportaba conocimiento, hoy exporta miedo, terror y muerte.

Para entender cómo se logra, hay que saber que la diferencia fundamental con nuestras culturas se basa en la influencia que tiene la religión en la sociedad, en el mundo Musulmán domina todos los ámbitos, con ella se imponen leyes y se controla la sociedad completa, todo se rige con la Sharia, definiéndose como las órdenes y prohibiciones que se basan en el Corán, entendiéndose este libro de origen divino, y se justifica afirmando que es para obtener la felicidad real y la vida eterna.

Esta enseñanza parte desde el colegio con los niños, el único libro que leen es el Corán, siendo su exclusiva fuente de conocimiento, es su única verdad y se les alecciona a que nada puede ir en contra de lo escrito en el, ya que sería de inspiración divina. Cualquier acto que se haga y que contradiga lo interpretado del Corán, es severamente castigado, incluso con la muerte, ya que se estaría contradiciendo y ofendiendo al mismo Dios.

Obviamente bajo estas condiciones socio culturales, todo control y manipulación de los líderes para con su pueblo resulta posible, principalmente cuando se tiene el miedo como principal arma. Además, que sus líderes son los únicos que pueden interpretar el Corán y lo pueden hacer según sus intereses.

No puedo dejar de señalar que nuestras culturas comenzaron a distanciarse en el momento que los musulmanes asociaron Occidente y justificadamente, con el colonialismo, el imperialismo, el racismo, el materialismo y el ateísmo. Desde su punto de vista, cualquier idea que viniera de occidente estaba contra el Islam. El mundo occidental quizás está recibiendo hoy el pago de sus errores históricos con la cultura Árabe.

Es claro que desde nuestra perspectiva occidental, ese actuar resulta incomprensible. Su forma de ver el mundo es opuesto al nuestro, serían como los dos lados del vaivén de un péndulo. El nuestro dominado por el mercado, el de ellos dominado por la religión, el de ellos esclaviza con las creencias, el nuestro esclaviza con las tarjetas de crédito y en fabricas para producir barato.

Su terrorismo mata en un espectáculo que impacta y causa terror, el nuestro mata y se suicida lentamente con la contaminación y la sobre explotación de los recursos naturales. En ella unos pocos controlan y administran el conocimiento religioso, en el nuestro unos pocos se llevan la riqueza, mientras el resto trabaja como una pieza más en la gran cadena de producción de una sociedad neoliberal.

Nuestra sociedad nos tiene convencidos que somos libres pero ¿somos realmente libres? La de ellos y desde nuestro punto de vista obviamente no lo es, pero, ¿no será que ambas sociedades son formas distintas para lo mismo, el manejarnos como títeres, una gracias a las creencias y la otra gracias al exacerbado y ciego afán de tener la mayor cantidad de bienes materiales, siendo valorados por lo que tenemos y no por lo que somos y pensamos?  

Eso sí, puedo afirmar que nuestra sociedad tiene algo que hoy la otra carece, por el simple hecho de poder escribir y publicar este artículo. En sociedades regidas por el Islam, correría el real peligro de ser castigado con la muerte o ser asesinado por algún grupo fundamentalista (como pasa en Bangladesh). Y esa es una gran diferencia, en nuestra cultura puedo disentir y manifestarlo (si sirve o no para algo, ese es otro tema).

Ahora, como podríamos contrarrestar lo que ocurre en el mundo islámico, simplemente con los musulmanes que estén dispuestos a debatir a exponer sus ideas con fundamentos, si podemos dudar sobre ideas científica, por ejemplo sobre Evolución, también podremos dudar sobre otros aspectos de la vida. Recordarle al creyente musulmán que el Corán enseña que los seres humanos no debemos ser arrogantes y que formamos parte de la creación.

Mediante el debate ambas sociedades aprenderemos la una de la otra a desarrollar un método racional para evaluar el mundo y a partir de allí elaborar nuestras propias opiniones, adquiriendo nuevas formas de pensar en la búsqueda de conocimiento y el mejoramiento humano. 

|

Comentarios

Estoy muy de acuerdo con lo aquí expresado. Los actos de los yihadistas son en realidad barbarie. Pero... el ya famoso "Capitalismo Salvaje" no mata de esa manera, solamente nos empobrece hasta la desesperación.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar