Razones para no confiar en las Pseudociencias

1433774956634-ciencia-pseudociencia2.gif

Ciencia y pseudociencia se oponen y el motivo es muy simple, esta última sería un falso conocimiento y desde el escepticismo tenemos una buena definición, aportada por Michael Shermer, quien dice: “es cualquier declaración presentada con la intención de parecer científica aunque carezca de credibilidad y de evidencias que le den soporte”.

Las pseudociencias son bastante diversas, van desde tener sus propias teorías (chakras, creacionismo, astrología, etc), afirmar la existencia de dones y poderes que tendríamos los seres humanos (clarividencia, mentalismo, profecías, etc), terapias impulsadas por las medicinas alternativas (homeopatía, alquimia del sonido sagrado, angeloterapia, etc.), explicación de fenómenos (abducciones, auras, ectoplasma, etc).

Ahora como escéptico me suelo preguntar ¿porqué las pseudociencias son tan aceptadas a pesar de no tener validez científica?, especulando puedo decir que ellas se aprovechan de nuestra ignorancia, deseos, incertidumbre ante el futuro, el miedo a la enfermedad y la muerte. No son pocos los que recurren a ella en momentos de desesperación o en la búsqueda de certezas frente a las inseguridades que nos depara la vida. También, debemos agregar que muchas de ellas estimulan nuestra imaginación.

Carl Sagan opinaba que las pseudociencias nos hacen creer en la fantasía de tener poderes espirituales, también nos da respuesta a las grandes interrogantes existenciales que nos hacemos y que son el subproducto evolutivo de un cerebro más desarrollado.

Las pseudociencias, al apuntar principalmente a nuestros deseos, nos ofrecen promesas y respuestas simples, saciando así nuestras necesidades espirituales. En resumen nos prometen una mejor salud, paz interior y la conexión con planos superiores de existencia y conocimiento.

Ahora, ¿porqué es falsa ciencia? y viéndolo desde cómo se logra el conocimiento científico, se puede  afirmar que la pseudociencia o falsa ciencia, fomenta explicaciones que no se encuentran garantizadas, que carecen de evidencias científicas y no cumplen las características básicas del método científico. Con el agravante que sus defensores intentan dar la impresión que sí hacen ciencia, buscando dar un estatus científico a algo que definitivamente no lo tiene.

Debemos tener claro que la pseudociencia no utiliza métodos rigurosos en sus investigaciones, obtienen resultados positivos en pruebas bastante cuestionables y con ellas realizan generalizaciones sin haber sido antes corroboradas por investigadores imparciales en ambientes controlados, algo que es natural bajo el método científico. Además, suelen respaldarse en testimonios orales y anecdóticos de sanadores, charlatanes y pacientes, presentándolos como pruebas irrefutables.

Las pseudociencias buscan de esta manera otorgarse un falso status científico, exponiendo resultados aislados, indemostrables, subjetivos y en muchos casos inútiles, que fueron obtenidos de forma poco crítica, interesada e imprecisa, generando un conocimiento que resulta inválido desde el punto de vista estrictamente científico.

Otro ingrediente importante es que quienes promueven estas prácticas son hábiles en la utilización de los medios de comunicación y en manejar las emociones del público.

Volviendo a las ideas de Carl Sagan, el decía que su fuerza radicaría en satisfacer necesidades emocionales, algo que habitualmente la ciencia deja insatisfecha. Desde mi punto de vista aquí tenemos una importante razón de su amplia aceptación, hoy vivimos en sociedades dominadas por la “religión del mercado”, y en el caso de la medicina científica, esta se encuentra capturada y al servicio de grandes grupos económicos, y la dolencia de un paciente, es vista como una oportunidad de negocio, es decir, mi desgracia se convierte en tu ganancia, a la que hay que sacar el máximo beneficio posible. Perdiendo así el paciente, su calidad de ser considerado persona.

Otra situación que se está comenzando a dar es que dada su amplia aceptación, en este caso de las medicinas alternativas, los centros médicos y casas de estudio, al ver una nueva oportunidad para sacar jugosos dividendos económicos, las están incluyendo dentro de sus prácticas y planes de estudio, esto agrava el problema, al darle seriedad a algo que no lo debiera tener. Evidenciando así, que cuando se mete el dinero, ética y moral se van a la basura.

|

Comentarios

En realidad también es matizable el diagrama usado en este artículo para definir la Ciencia, ya que se incurre en el típico error otorgar a los términos "Teoría" y "Ley" el significado coloquial y no el científico.

En Ciencia una Teoría se refiere a un marco de conocimiento, dentro del cuál hay leyes que se infieren por la observación de la naturaleza.

No es que la "teoría se convierta en Ley". Hay que tener mucho cuidado con estas definiciones porque son las que usan en pseudociencia precisamente.

Por ejemplo, los creacionistas usan un ensayadísimo argumento que dice:

"La teoría de la evolución no está demostrada; al y fin y el cabo es eso, sólo una teoría. Si estuviese demostrada se llamaría Ley de la Evolución".




Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar